Tu empresa de lampistería

CALDERAS DE GAS - Ver Fotos

A diferencia de las calderas atmosféricas, las nuevas que deben instalarse toman el aire del exterior. Por lo tanto, la caldera debe tener una salida al exterior. Entre sus eficiencias energéticas está el que reduce el consumo de energía y disminuye las emisiones de óxido de nitrógeno y dióxido de carbono.

Actualmente hay 2 modelos que predominan en el mercado de instalación de calderas, debido a la nueva normativa que entró en vigor en marzo de 2008: estancas de clase 5 bajo NOx y de condensación.

Las calderas de condensación se denominan así porque son capaces de condensar una parte importante del vapor de agua contenido en sus gases de combustión. El calor extraído por la condensación de los gases es aprovechado por la propia caldera. Gracias a este sistema, y también a la baja temperatura a la que se expulsan los gases, los rendimientos de estas calderas son más altos.

Las calderas de condensación llevan un desagüe en PVC que debe conducirse hasta un desagüe, siempre con pendiente descendente. Si hay mucho recorrido o pendiente horizontal habrá que montar un bomba de desagüe para condensados (su precio oscila entre los 100 – 150 €). Este desagüe no se debe conectar a un desagüe normal de la casa ya que ese agua es tóxica y corrosiva. Precisan también de una salida para la evacuación de humos.

En lo que respecta a la salida de humos es similar a la de una caldera estanca, pero tienen sus inconvenientes:

Las calderas de condensación son mas caras que las estancas.

No funcionan correctamente con radiadores de calefacción convencionales, puesto que estos necesitan una temperatura entre 60 y 80 grados y las de condensación calientan el agua a baja temperatura.

Las calderas de condensación pueden ser perfectas para edificios de obra nueva, pero en vivienda habitada, con instalación de radiadores convencionales es un error pretender instalar una caldera de condensación si además de calentar el agua, debe calentar el agua de los radiadores.

Las calderas estancas llevan un tubo doble de salida de humos, por el exterior cogen el aire de la calle y por el interior expulsan los productos de la combustión.

La diferencia de estas calderas estancas clase 5 NOx de las que hasta ahora existían (atmosféricas) está en la combustión de los humos. Todos los fabricantes de calderas tienen modelos estancos, pero sólo unos pocos tienen modelos estancos bajo NOx; hay fabricantes que prefieren potenciar su gama de condensación que también cumple el requisito de bajo NOx.

Sin embargo, las calderas estancas de clase 5 bajo NOx no precisan de desagüe, como las de condensación.

Calefacción